Breastmilk. Every Ounce Counts.

Menu Search
Content begins here

La leche materna es bien poderosa.

Es lo mejor tanto para el bebé como para la mamá, y sus beneficios duran toda la vida.

Ayuda emocional

Amamantar hace que la mamá y el bebé se sientan más tranquilos y felices.

Aumenta la inmunidad

El bebé estará más saludable y se enfermará con menos frecuencia. La leche materna tiene cientos de ingredientes que la fórmula no tiene y que protegen al bebé contra enfermedades.

Disminuye los riesgos sanitarios

El bebé corre menos riesgo de sufrir infecciones y problemas del estómago, síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS), diabetes, obesidad, enfermedades del corazón y leucemia infantil.

CI más alto

Los niños tienen un coeficiente intelectual más alto y les va mejor en la escuela.

La recuperación más rápida

La mamá se recupera más rápido después del parto y puede quemar hasta 600 calorías extras al día.

Ahorra dinero

Amamantar ahorra dinero. ¡La fórmula para bebés puede costar más de $1,500 al año!

El riesgo de la enfermedad de la mama se baja

La mamá tiene menos probabilidad de padecer cáncer de seno, cáncer de ovario, diabetes y enfermedades del corazón (la causa principal de muerte para las mujeres).

Entre más amamante la mamá, mejor les irá a ella y al bebé.

La Academia Americana de Pediatría recomienda amamantar al bebé durante 1 año o más y darle solo leche materna durante los primeros 6 meses. Cuando hayan logrado estas metas, celébrenlo.

La lactancia materna requiere de trabajo en equipo. El papá puede ayudar mucho.

Las mamás que tienen una pareja que apoya la lactancia materna amamantan durante más tiempo. Y reciben más beneficios de la lactancia materna. Usted puede ayudar de las siguientes maneras:

Durante el embarazo:

  • Recomiéndele a la mamá que haga un plan para amamantar y que se fije unas metas. Hágale saber que usted la ayudará en todo momento.
  • Hagan planes juntos para el parto. Eso significa escoger un doctor y un hospital que apoyen la lactancia materna, ir a las citas con el doctor y participar en las clases prenatales.
  • Visiten juntos hospitales y centros de parto y elijan uno que apoye la lactancia materna.
  • Aprenda sobre el comportamiento normal de un bebé para estar preparado cuando llegue el bebé.

Después del parto:

  • Apoye el tiempo de contacto de piel con piel para la mamá y el bebé durante la hora sagrada, o sea, la primera hora después del parto. Incluso los bebés que nacen por cesárea pueden tener contacto de piel con piel durante la primera hora de vida.
  • Pida compartir el cuarto del hospital con el bebé para que usted y la mamá tengan más tiempo para conocerlo y establecer una rutina saludable.
  • Dedique mucho tiempo al contacto de piel con piel, acurrucando al bebé contra su pecho descubierto. Esta es una oportunidad para crear lazos afectivos y hay muchos beneficios para ambos.
  • Esté pendiente de cómo ayudar a la mamá y al bebé mientras se acostumbran a la lactancia materna. Esto significa que debe pedir ayuda de un especialista en lactancia o un enfermero. Escuche con atención para que pueda ayudar a la mamá a recordar la información más tarde.
  • Asegúrese de que la mamá y el bebé tengan tiempo a solas para amamantar y dormir. Quizás tenga que pedir a las visitas que vuelvan más tarde, pero que no le dé pena ¡ahora usted es un padre!

De regreso a casa:

Prepárese

Los recién nacidos comen por lo menos de 8 a 12 veces al día y duermen sólo unas pocas horas seguidas. Aprenda qué puede esperar de su bebé y cómo ajustar su horario durante los primeros meses.

Esté pendiente

Aprenda a reconocer las primeras señales de hambre y cuando las observe, lleve al bebé a la mamá. Es mucho más fácil para los bebés agarrarse del pecho y alimentarse cuando no tienen mucha hambre. Esto también ayudará al cuerpo de la mamá a producir toda la leche que necesita el bebé.

Anímela

Dígale que está muy orgulloso de ella. La lactancia materna puede ser difícil. Si tiene problemas, ayúdele a encontrar ayuda y recuérdele que vale la pena.

Sea atento

Los detalles más pequeños pueden convertirlo en un gran héroe. Tráigale una almohada para que ella esté cómoda durante las tomas. Tenga un bocadillo y un vaso de agua cerca.

Ayude

Puede cargar al bebé después de las tomas hasta que se quede dormido, cambiarle los pañales, aprender a calmar al bebé cuando llora, encargarse de las comidas y los quehaceres del hogar y dar a la mamá un descanso para que ella pueda ducharse o tomar una siesta. Ella se lo agradecerá, y ¡usted podrá pasar más tiempo con el bebé!

Llame a los refuerzos

Si usted no puede estar con la mamá, pida a familiares y amigos que le ayuden.

No fume

Los bebés que están expuestos al humo de tabaco sufren muchos problemas de salud a corto y largo plazo. No deje que nadie fume cerca de su bebé ni lleve al bebé donde esté permitido fumar.

Regreso al trabajo:

Su pareja necesita su apoyo para seguir amantando aunque piense regresar a la escuela o al trabajo.

  • Anímela a extraerse la leche materna con un sacaleches y a guardarla una vez que se haya acostumbrado a la lactancia materna y haya establecido su suministro de leche. Ella debe empezar a usar el sacaleches por lo menos dos semanas antes de volver a trabajar.
  • Al principio es posible que no logre extraer mucha leche, pero hacerlo una vez al día le ayudará a guardar una buena cantidad de leche en el congelador para que se use cuando ella esté ausente. Cuando la mamá y el bebé estén juntos, amamantar periódicamente mantendrá su suministro de leche y ella también estará más cómoda. Para más información, visite las páginas web sobre el regreso al trabajo o sacar la leche y guardarla.
La ley permite amamantar en público.

Según las leyes de Texas, una mamá tiene derecho de amamantar en cualquier lugar donde se le permita estar. La mamá se sentirá más cómoda si usted está de acuerdo con que ella amamante en público. Hay muchas maneras de amamantar en privado aunque haya otras personas presentes.

¿Y si la mamá parece estar deprimida?

Muchas mujeres pasan por depresión y ansiedad durante y después del embarazo. No es una señal de debilidad ni de ser una mala madre. Es un padecimiento médico que puede causar que ella deje de amamantar y puede afectar su salud a largo plazo. Aquí tiene información útil de los Institutos Nacionales de la Salud sobre cómo reconocer las señales de depresión y lo que puede hacer para ayudar.

Conozca las señales

Como usted es su pareja, podría ser la primera persona en reconocer las señales de depresión, por ejemplo:

  • Tristeza, irritabilidad o enojo frecuente.
  • Pensamientos confusos o dificultad para completar tareas.
  • Actuar como un robot haciendo las cosas automáticamente.
  • Ansiedad cuando está con el bebé.
  • Comentarios de que es una mala mamá.
  • Falta de interés en las actividades que normalmente disfruta.

Escúchela

  • Pregúntale cómo se siente emocionalmente, no sólo físicamente.
  • Sea amable y comprensivo acerca de sus preocupaciones.
  • Escuche sin dar consejos.
  • Dígale que la depresión perinatal es un padecimiento médico común y que se puede tratar. No significa que ella sea débil ni una mala mamá.
  • Anímela a buscar ayuda lo antes posible.

Dele su apoyo

  • Cuide al bebé para que la mamá tenga un tiempo para sí misma.
  • Encárguese de las comidas, los quehaceres de la casa y las compras para que ella pueda descansar.
  • Ayúdele a tener tiempo fuera de casa para pasarla con sus amigos.

Dígale dónde puede obtener ayuda

  • Anímela a contactar a su proveedor de atención médica o a usar el buscador de tratamiento de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias llamando al 1-800-662-4357 HELP (1-800-662-HELP) para encontrar un proveedor de atención médica en su área.
  • Ella también puede contactar la Red Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 (1-800-273-TALK) para recibir sin costo alguno apoyo emocional y confidencial sobre cualquier tema, no solo el suicidio.
  • Llame al 9-1-1 si ella cree que podría lastimarse a sí misma o al bebé o si ha tenido cambios de ánimo o pensamientos extremos o poco usuales.

Baje de Internet el folleto "Talk About Depression and Anxiety During Pregnancy and After Birth: Ways You Can Help" (166KB) de la NICHD para obtener consejos sobre cómo tratar este tema y recursos para encontrar ayuda.

Reciba más recursos útiles de apoyo para la salud mental y emocional.

Artículos relacionados