Si estás embarazada o amamantando y tienes preguntas sobre el COVID-19, visita el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para obtener la información más actualizada.

Cerrar

Breastmilk. Every Ounce Counts.

Menu Search
Content begins here

SUEÑO

Tipos de sueño

Los bebés tienen dos tipos de sueño. Los dos son igualmente importantes y saludables.

Sueño ligero

El sueño ligero es importante para que el cerebro de tu bebé pueda crecer y desarrollarse. Es entonces cuando tu bebé sueña. Durante el sueño ligero, el bebé:

  • Se mueve y hace sonidos.
  • Mueve los ojos o los abren y cierran rápidamente.
  • Respira rápida y lentamente.
  • Se despierta con facilidad.

Sueño profundo

El sueño profundo es necesario para que el cerebro del bebé pueda descansar. Durante el sueño profundo, el bebé:

  • No se mueve mucho.
  • Tiene las piernas y los brazos relajados y muy flexibles.
  • Respira constante y regularmente.
  • Hace movimientos de succión.
  • No se despierta fácilmente.

Al dormirse, los recién nacidos tienen un sueño ligero. Antes de acostar a tu bebé, espera hasta observar las señales de sueño profundo. Esto puede tomar de 20 a 30 minutos. Es normal que durante la lactancia el sueño del bebé sea ligero y que necesite más tiempo para alcanzar el sueño profundo. ¡Aprovecha este momento para acurrucarlo!

Patrones de sueño

Algunos bebés necesitan dormir más que otros. A medida que vaya creciendo tu bebé, su patrón de sueño cambiará y se volverá más predecible. Es normal que el bebé tenga hambre y se despierte con hambre durante la noche. Esto es lo que puedes esperar:

Desde el nacimiento hasta las 6 semanas

Durante las primeras 6 semanas, el sueño de tu bebé será impredecible. Se está acostumbrando a la novedad del mundo que le rodea. Es muy probable que tu bebé duerma solo unas pocas horas seguidas y que se despierte muchas veces a lo largo del día y de la noche. El hecho de que tu bebé tenga hambre y quiera comer durante la noche es algo normal y saludable. Presta atención a las señales de hambre y acerca a tu bebé al pecho tan pronto como las veas.

Durante las primeras semanas, es normal que los bebés quieran comer varias veces una tras otra. Es ahora cuando el bebé se alimenta durante varias horas de forma casi constante. Tu bebé puede alimentarse en una serie de tomas cortas y frecuentes o en una o dos tomas prolongadas. Aunque se despierte a menudo para comer, tu bebé dormirá lo suficiente, y la frecuencia de las tomas te ayudará a producir más leche.

De las 6 a las 8 semanas

Aproximadamente a partir de las 6 semanas de edad, es posible que el bebé empiece a dormir más por la noche porque está despierto más tiempo durante el día. Sigue siendo normal y saludable que se despierte por la noche para que lo amamantes. Acuérdate de tomar una siesta cuando lo haga tu bebé: por muy poco que duermas, esto te ayudará a sentirte más descansada.

Alrededor de los 3 meses

Aunque ahora tu bebé empezará a dormir más tiempo, es probable que todavía no duerma toda la noche. De noche, los bebés suelen despertarse una o dos veces con hambre, e incluso más si están pasando por una etapa de crecimiento repentino. Muy pronto tu bebé entrará en un sueño profundo más rápidamente, de modo que podrás acostarlo poco después de amamantarlo.

Alrededor de los 6 meses

Es posible que tu bebé duerma hasta 6 horas seguidas. Algunos bebés duermen toda la noche, pero muchos otros no. Amamantarlo por la noche sigue siendo normal y saludable incluso cuando el bebé haya empezado a comer alimentos sólidos.

Alrededor de los 8 meses

Las horas de sueño de tu bebé serán más regulares. Es probable que duerma dos siestas durante el día y alrededor de 6 horas durante la noche. Amamantarlo a la hora de dormir ayudará a calmar al bebé, aunque es posible que empiece a llorar tan pronto como salgas de la habitación. Esto puede dificultar más las siestas y la hora de dormir. Mantener una rutina regular ayudará a tu bebé a sentirse más seguro y aprender a tranquilizarse. Algunos bebés son capaces de calmarse solos al cumplir aproximadamente 8 meses, mientras que otros aprenden esta habilidad más tarde.

Durante el primer año de vida, puede haber momentos en que los bebés se despierten más a menudo debido a periodos de crecimiento repentinos, enfermedades, dentición o cambios en la rutina.

Algunos bebés tardan mucho tiempo antes de empezar a dormir toda la noche. Mientras tu bebé sea feliz y esté creciendo bien, no hay motivo para preocuparte. Habla con tu doctor si te preocupa el patrón de sueño de tu bebé.

Un sueño seguro

Tu bebé necesita que lo protejas incluso cuando está dormido. Sigue estos pasos cada vez que se duerme el bebé.

  • Colócalo siempre boca arriba, sobre su espalda.
  • El bebé debe dormir sobre una superficie separada y firme, sin almohadas, cobijas, monos de peluche ni juguetes. No debe haber cortinas ni persianas que podrían jalarse de donde duerme el bebé.
  • El bebé debe dormir en la misma habitación que tú, pero no en la misma cama. Puedes llevar al bebé a tu cama para amamantarlo, pero después de cada toma colócalo de nuevo en su propio lugar para dormir, como la cuna o el moisés.
  • El bebé nunca debe dormir en un sofá u otra superficie blanda.
  • El bebé debe llevar la ropa adecuada para la temperatura ambiente. Los bebés no necesitan llevar capas adicionales de ropa. Si la temperatura en la habitación es fresca, bastará con una pijama o un saco de dormir para que tu bebé esté calentito. Algunos bebés se sienten más seguros cuando se les envuelve o arropa en una cobija. Aunque se puede calmar a un bebé inquieto envolviéndolo, debes quitarle la cobija antes de que se vaya a dormir.
  • Todos los cuidadores deben conocer y seguir estos consejos para garantizar un sueño seguro.

Consejos para padres somnolientos

Los nuevos padres suelen dormir menos horas. Durante unos meses, lo normal será dormir a ratos. Estos consejos no harán que tu bebé duerma toda la noche, pero pueden ayudarte a descansar más.

1

Mantén a tu bebé cerca durante la noche

Durante los primeros meses, acuesta a tu bebé en su cuna o moisés en tu propia recámara. Así, cuando tu bebé se despierte o necesite cualquier cosa, no tendrás que ir muy lejos. Te resultará más fácil reconocer cuándo tiene hambre y podrás amamantarlo inmediatamente.

2

Intenta usar "ruido blanco"

Pon algo de música a bajo volumen o enciende un ventilador que no haga mucho ruido para evitar que el bebé te despierte con cada sonido que haga. Podrás oír a tu bebé cuando te necesite de verdad.

3

Mantén las luces bajas

Mantener las luces bajas mientras alimentas a tu bebé, le haces eructar o le cambias el pañal durante la noche te ayudará a volver a dormirte más rápidamente. Enciende la luz cuando vayas a darle medicina o hacer cualquier cosa que requiera de toda tu atención.

4

Duerme cuando duerma tu bebé

Incluso una siesta breve te ayudará a sentirte más descansada.

5

Pide ayuda

Pide a tus familiares y amigos que te ayuden en la casa.

Artículos relacionados