Breastmilk. Every Ounce Counts.

Menu Search
Content begins here

PERSEVERANCIA

La mayoría de las mamás pueden producir la cantidad ideal de leche al amamantar siempre a sus bebés cuando reconocen las señales de hambre. Sin embargo, hay veces que las mamás producen demasiada leche, y esto puede resultar incómodo y dificultar la lactancia materna. La manera de solucionar esto para satisfacer mejor las necesidades del bebé depende de lo que esté causando el problema, ya sea que los pechos estén temporalmente llenos o haya un exceso de producción.

Congestión mamaria (llenura de los pechos)

La congestión mamaria se produce cuando los pechos se hinchan al empezar a producir leche madura, normalmente de 2 a 5 días después del parto. Amamantar al bebé a menudo es la mejor manera de evitar que los pechos se llenen demasiado o se congestionen. La congestión mamaria normalmente desaparece en unos pocos días cuando amamanta a su bebé.

Los pechos congestionados se sienten duros al tacto. Pueden sentirse calientes, sensibles o palpitantes; y la piel puede estar estirada. Es posible que el pezón se aplane, y que al bebé le cueste más esfuerzo agarrarse a él.

Estos son algunos consejos para aliviar la congestión mamaria:

Antes de cada toma

  • Coloca una toalla húmeda y tibia sobre los pechos y los pezones durante unos minutos.
  • Masajee suavemente los pechos desde la pared del pecho hacia los pezones.
  • Extraiga la leche manualmente o con el sacaleches suavemente hasta que la leche empiece a fluir. Esto ayudará a ablandar los pechos para que el bebé pueda agarrarse a ellos.

Durante la toma

  • Masajee suavemente el pecho para mejorar el flujo de la leche.
  • Si el agarre resulta incómodo, retire al bebé del pecho después de unos minutos y ayúdele a que vuelva a agarrarse a él. De este modo, tanto el bebé como usted se sentirán más cómodos.

Entre toma y toma

  • Aplique compresas frías sobre los pechos durante 20 minutos y retírelas durante otros 20 minutos, según sea necesario. Puede preparar una compresa fría poniendo alcohol y agua en una bolsa con cierre y colocándola en el congelador. No se endurecerá. También puede usar un pañal, abrirlo por un extremo, colocar cubos de hielo en el centro, y cerrarlo de nuevo con las cintas adhesivas.
  • Póngase un brasier de apoyo todo el tiempo. Los brasieres demasiado apretados o mal ajustados pueden poner presión sobre los conductos de leche e impedir que se vacíen.
  • Hable con su doctor sobre la posibilidad de tomar ibuprofeno u otro medicamento para aliviar el dolor y la inflamación.

Exceso de producción

El exceso de producción es un problema que dura más tiempo que la congestión mamaria. Sucede cuando el cuerpo produce más leche de la que necesita el bebé. La congestión mamaria frecuente indica que hay un exceso de producción. Otras señales son:

Mamá

  • Un flujo rápido después de la bajada de la leche, que a veces puede ser doloroso.
  • Una constante sensación de que los pechos están llenos y permanecen duros después de las tomas.
  • Los conductos se bloquean o usted sufre infecciones mamarias con frecuencia.

Bebé

  • Regurgita, suelta el pecho a menudo, está molesto.
  • Tiene heces verdes.
  • Se niega a amamantar o las tomas son más cortas.

Algunos consejos para ajustar la producción de leche si cree que está produciendo en exceso:

1

Bloque de alimentación

Amamante al bebé solo de un pecho durante 2 a 4 horas. Deje que el bebé se alimente todas las veces que quiera durante ese tiempo, pero siempre del mismo pecho. Amamante al bebé con el otro pecho durante las siguientes 2 a 4 horas. Si el pecho del que no se está amamantando empieza a llenarse, extraiga la leche manualmente o con un sacaleches para sentirse más cómoda. Procure no extraer demasiada leche, porque podría acabar produciendo mucha más.

2

Cambie de posición

Amamante al bebé acostada de lado o en posición vertical. Estas posturas ayudan al bebé a manejar el flujo de leche.

3

Haga eructar al bebé

Haga que su bebé eructe a menudo. Esto permite que el bebé suelte el aire que se traga mientras toma la leche.

4

Aspiración ruptura

Durante la bajada de la leche, interrumpa la succión y deje que algo de leche caiga en una toalla. Esto le permite al bebé respirar antes de seguir amamantándose.

Las mamás que producen más leche de la que necesita su bebé pueden usar el sacaleches y guardar la leche sobrante para usarla más adelante o donarla a un banco de leche. ¡Su leche puede ser un regalo muy especial!

Artículos relacionados