Breastmilk. Every Ounce Counts.

Menu Search
Content begins here

CÓMO AYUDAR

Entre más amamanta la mamá, mejor les irá a ella y al bebé. La lactancia materna tiene beneficios que duran toda la vida y el apoyo, aliento y ayuda que usted le da puede hacer que su hija supere los momentos difíciles. Usted puede ayudar de distintas maneras:

Durante el embarazo:

Informe a su hija

Enséñele a su hija los beneficios de la lactancia materna. Hable del tema antes de que llegue el bebé, porque este es el momento en que la mayoría de las mamás deciden cómo quieren alimentar a sus bebés.

Obtener información acerca de los mitos

Aprenda todo lo que pueda sobre la lactancia materna y los mitos que podrían afectar la decisión de su hija de amamantar. Aprenda por qué la leche materna es mejor que la fórmula. Cuanto más sepa usted, más información útil podrá darle.

Animarla

Recomiéndele que haga un plan para amamantar y escoja un doctor y un hospital que apoyen la lactancia materna.

Cuando el bebé llega a casa:

Ayuda con las tareas diarias

Ofrézcase para preparar una comida, ayudar con los quehaceres de la casa, hacer mandados o cuidar de los otros niños que están en casa.

Busque señales de hambre

Ayude a la mamá a entender las primeras señales de hambre: cuando el bebé se lame los labios, se chupa la lengua o la mano, busca el pecho o hace ruiditos.

Ayuda con la comodidad de mamá

Asegúrese de que la mamá esté cómoda y tenga un bocadillo y un vaso de agua cerca mientras amamanta.

CARGUE AL BEBÉ

Cargue al bebé durante 20 o 30 minutos después de que lo amamanten. Es el tiempo que tarda el bebé en entrar en un sueño profundo para que usted pueda ponerlo a dormir. ¡Más tiempo para ser abuela!

Mantenga la calma casa

Ayude a mantener la casa tranquila mientras duerme el bebé para que la mamá también pueda tomar una siesta.

Ayudar si el bebé está molesto

Los bebés lloran por diferentes razones. No siempre significa que tienen hambre. Si el bebé empieza a llorar, averigüe si necesita un cambio de pañal o simplemente que lo abrace o tranquilice.

Oferta para el biberón

Durante las primeras 4 a 6 semanas, el bebé debe alimentarse del pecho todo el tiempo. La lactancia materna se basa en la oferta y la demanda, así que entre más se amamanta al bebé, mejor será el suministro de leche de la mamá. Después de 4 a 6 semanas, usted puede ayudar dándole al bebé la leche materna en un biberón cuando la mamá tenga que salir.

Ser una voz alentadora

La lactancia materna puede resultar difícil para cualquier mamá, especialmente al principio. Hágale saber que se vuelve más fácil con el tiempo y que el resultado final vale la pena.

8 de cada 10 madres
de Texas amamantan!

Aún si tiene problemas para amamantar o no amamantar a sus hijos, su hija probablemente será capaz de amamantar con éxito. De hecho, probablemente puede amamantar aunque tuviera problemas para amamantar a su último bebé.

Bajo la ley está permitido amamantar en público.

La ley de Texas dice que una mamá tiene derecho de amamantar en cualquier lugar donde se le permita estar. Hay muchos tipos de ropa para que las mamás estén cómodas cuando amamantan en público. Su apoyo puede dar a su hija la confianza para amamantar en cualquier momento y en cualquier lugar donde esté.

¿Y si la mamá parece estar deprimida?

Muchas mujeres pasan por depresión y ansiedad durante y después del embarazo. No es una señal de debilidad ni de ser una mala madre. Es un padecimiento médico que puede llevar a la mamá a dejar de amamantar y puede afectar su salud a largo plazo. Aquí tiene información útil de los Institutos Nacionales de la Salud sobre cómo reconocer las señales de la depresión y qué puede hacer para ayudar.

Conozca las señales

Como conoce bien a su hija, usted podría ser la primera persona en reconocer las señales de la depresión perinatal, por ejemplo:

  • Tristeza, irritabilidad o enojo frecuente.
  • Pensamientos confusos o dificultad para completar tareas.
  • Actuar como un robot haciendo las cosas automáticamente.
  • Ansiedad cuando está con el bebé.
  • Comentarios de que es una mala mamá.
  • Falta de interés en las actividades que normalmente disfruta.

Escúchela

  • Pregúntele cómo se siente emocionalmente, no sólo físicamente.
  • Sea amable y comprensiva acerca de sus preocupaciones.
  • Escuche sin dar consejos.
  • Dígale que la depresión es un padecimiento médico común y que se puede tratar. No significa que ella sea débil ni mala madre.
  • Anímela a buscar ayuda lo antes posible.

Dele su apoyo

  • Cuide al bebé para que la mamá tenga tiempo para sí misma.
  • Encárguese de las comidas, los quehaceres de la casa y las compras para que ella pueda descansar.
  • Ayúdele a tener tiempo fuera de casa para pasarla con sus amigos.

Dígale dónde puede obtener ayuda

  • Anímela a contactar a su proveedor de atención médica o a usar el buscador de tratamiento de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias llamando al 1-800-662-4357 (1-800-662-HELP) para encontrar un proveedor de atención médica en su área.
  • Ella también puede contactar a la Red Nacional para la Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 (1-800-273-TALK) para recibir sin costo alguno apoyo emocional y confidencial sobre cualquier tema, no solo el suicidio.
  • Llame al 9-1-1 si ella cree que podría lastimarse a sí misma o al bebé o si ha tenido cambios de ánimo o pensamientos extremos o poco usuales.

Baje de Internet el folleto “Hable sobre la depresión y la ansiedad durante el embarazo y después del parto: Cómo usted puede ayudar” (166KB) de la NICHD para consejos sobre cómo tratar este tema y recursos para encontrar ayuda.

Reciba más recursos útiles de apoyo para la salud mental y emocional.

Artículos relacionados